Naufragio

Me perdí en la niebla de tus besos turbios.

Quería un respiro pero me ahogabas con el destello de tu mirada.

Perdidos en el camino, la brisa se llevaba el velero de nuestro destino.

Tú, marinero de mares tenebrosos, parecías la salvación.

Y yo, sirena ilusionada, caí en la tentación.

Me rescataste, para luego hundirme en el mar de lo prohibido.

Nada me embriagaba más que tu cuerpo adueñándose del mío, la melodía de tu risa en mi oído, y el latir de tu corazón cerca del mío.

Pero tarde comprendí, que eras el causante de mis delirios.

 

Colección de poemas, próximamente en físico.

-María Sofía de Lourdes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s